Más que producto, vende experiencia.

Más que producto, vende experiencia.

Desde hace un par de años he estado conociendo el ecosistema de emprendimiento en Colombia y además soy amante de trabajar en startups. En diferentes contextos he visto cómo se han desarrollado grandes ideas que se han convertido en productos muy prometedores, especialmente cuando hablamos de tecnología, pero también he visto fracasar a algún otro par.

A veces los básico parece obvio, pero lo obvio tiende a pasarse por alto y suele ser lo más importante, "lo que nadie me dijo porque era obvio que debía saberlo".

Productos hay muchos en el mercado, la competencia puede hacer una app que haga lo mismo que la tuya, se falsifican objetos, se venden a menor costo, entrar en "la juega" a veces es muy difícil, entonces entra el término "innovación" y quedas pensando "¿ahora qué me invento para que esto sea diferente y revolucionario?".

Es una pregunta que le mata a la cabeza a más de uno, pensar en el valor agregado que puedes imprimirle a un producto puede ser complicado, entonces es donde tiene sentido este post. Porque muchos objetos y productos ya están hechos, algunos los venden más barato que otros, algunos ofrecen más, otros se enfocan en un servicio único, otros son un gran marketplace pero te has preguntado ¿cuántos de esos ofrecen una experiencia diferente y especial?.

Empieza a verlo por ese lado y piensa en todas las personas que compran aparatos sumamente costosos sólo porque representan "estatus social", están aquellos que necesitan "comprar tiempo" para dormir 5 minutos más, o aquellas personas que van a un parque temático en otro país que tiene el mismo carrusel que el circo del barrio, pero la experiencia y las emociones que les ofrece es diferente y eso es por lo que están pagando. Dependiendo el perfil del consumidor al cual quieras impactar, sabrás por qué pagará lo que cuesta tu producto y no otro igual, ¿qué experiencia y emociones le vas a ofrecer para que sea tu consumidor recurrente?.

A veces caemos en la trampa de que el valor agregado es vender más barato, pero con un servicio al cliente triste y con muchas limitaciones, ya el mercado está despertando y se está dando cuenta que "lo barato sale caro", que calidad es más que una interfaz gráfica bonita y es esta, la calidad  la que empieza a posicionarse por encima del precio.

Ahora piensa en lo que tienes o lo que quieres hacer y súmale la experiencia que vivirán tus usuarios al usar tu producto, cómo vas a mitigar los fallos, ¿les ofrecerás un centro de ayuda? ¿cómo vas a recibir el freedback para saber en qué mejorar? ¿estás midiendo las experiencias?

Recuerda: Todo se mide, abre canales para recibir feedback y vende experiencias, no cosas.