Historias de usuario efectivas

Historias de usuario efectivas

Cada equipo de trabajo es diferente y las metodologías que se implementan terminan siendo adaptadas a las características del mismo y del negocio, es por eso que cuanto más conozcas la anatomía de tu equipo serán más acertadas las decisiones que tomes al momento de poner en marcha un mecanismo de trabajo para las diferentes fases de los proyectos.

Las historias de usuario son sólo una pequeña parte de todo un universo de herramientas y métodos de trabajo con los cuales puedes comunicarte con tu equipo y lograr acuerdos para desarrollar el producto en el cual trabajan.

En esencia, las historias de usuario están compuestas por 3 partes:

COMO <este indica el rol desde el cual se desea realizar la acción a desarrollar>

QUIERO <este será el objetivo puntual a lo que queremos llegar>

PARA <y esta es la razón o la motivación por lo cual queremos hacerlo>

Si tenemos claro este fundamento, vamos a tener como resultado un enunciado conciso que brevemente describa lo que estamos necesitando sin rodeos ni espacio para ambigüedades y hasta aquí todo normal.

El verdadero sentido de este post ir más allá del enunciado y agregar componentes a esta historia que será la guía del equipo para trabajar enfocado hacia el mismo objetivo, dependiendo los perfiles de cada miembro la comunicación tendrá que ser menos o más detallada.

Estas son algunas recomendaciones para escribir historias de usuario efectivas y con un verdadero valor dentro del equipo de trabajo.

  • La descripción es opcional, pero si la vas a agregar debes ser muy claro y breve. Evita caer en ambigüedades o dar rodeos a aquello que quieres transmitir, lo ideal sería que no repitieras palabras del enunciado y digas en un par de palabras lo que se desea realizar.
  • Una imagen vale más que mil palabras, si tienes un mock-up o diseños que expongan claramente la idea sólo necesitarás enlazarlos en tu historia y será mucho más claro para casi cualquier tipo de receptor interesado.
  • Replantea si es relevante para los miembros del equipo tener información de más en el documento de la historia, pregúntate si facilitará su trabajo o definitivamente no aporta valor al requerimiento.
  • No olvides que una historia de usuario es un requerimiento armado de manera coherente y del cual parten una secuencia de tareas para lograr el objetivo.
  • Necesitas un propósito y compartirlo para conectar el objetivo con el equipo que lo ejecutará y tenga plena conciencia del "para qué" se va a realizar un esfuerzo.
  • Los criterios de aceptación son importantes y deben ser detallados para el caso de éxito y fracaso, esto quiere decir, que debes indicar el resultado que se espera de cada acción cuando el resultado sea positivo y qué se espera en caso de generarse un error.
  • No supongas nada. Esto es esencial y aunque parezca obvio he visto casos en los que sin conocer el producto a profundidad se hacen supuestos e "imaginarios" del estado actual del sistema sin tener certeza ni experiencia de interacción.
  • La precisión reduce el margen de error. Cuanto más pequeña y puntual sea la historia tendrá una estimación de tiempos más precisa y alcanzable. Más vale 1 que 0.
  • Menos es más. Lo repito mil veces porque el valor de una historia de usuario no está en cuántas páginas ocupa y qué tan bonita sea la fuente. El valor está (además del aporte al producto) en la precisión y coherencia con la cual transmitas el mensaje sin tanto "de más".
  • Respeta la secuencia. Eres tú quien no debes permitir que el desarrollo inicie sin una historia de usuario terminada, clara y consentida por el equipo que la llevará a cabo.

Anímate a darle al equipo aquello que se adapta mejor a sus necesidades y composición, también evita caer en malas prácticas por salir del paso o aparentar eficiencia con todo un libro para agregar algo simple. O al revés, que confundas una historia con una épica y subestimes todo el trabajo que está detrás de lo que parece "fácil".