Delimitando el alcance de mi proyecto

Delimitando el alcance de mi proyecto

Este post está diseñado especialmente para dearrolladores, freelancers junior e intermedios o profesionales en formación desde la parte técnica. Para cada rol es diferente la delimitación, pero en todo caso estos pasos son básicos para hacer una delimitación de alcance sin traumas.

Estás estudiando y quieres aplicar todo lo que has aprendido en un proyecto súper genial que le puedas mostrar con satisfacción al mundo en tu portafolio de Github. Sin embargo ese proyecto genial es todo un sistema enorme con mil cosas que facilitarán algunas tareas a sus usuarios y te imaginas cómo cambiará al mundo cuando esté terminado.

Hasta aquí la historia va bien, hasta que recuerdas que tienes un deadline que cumplir, una vida por hacer y probablemente un trabajo de tiempo completo. Entonces, ¿Hasta dónde será suficiente hacer o no hacer mi proyecto? ¿Por dónde empiezo? ¿Cómo sé qué es lo que necesito para tener algo decente en la fecha límite? No entres en pánico, aquí te voy a dar unos consejos que te pueden funcionar muy bien para delimitar el alcance de tu proyecto.

En el post de El Camino del proyecto al producto, está la fase donde analizas a tu consumidor, así que basado en lo que tu usuario quiere y necesita vas a sacar una lista de aquello que debe tener tu producto para satisfacer las necesidades más latentes de ese usuario.

  1. Haz una tabla vertical (o una lista) de todas las funcionalidades que te imaginas que tendrá tu sistema, no te limites y piensa en todo lo genial que podrá ofrecer.
  2. Ahora en frente de cada funcionalidad escribe el porcentaje de peso o importancia que tiene cada funcionalidad sobre el total del proyecto, ten en cuenta que el producto completo es el 100% y todas las funcionalidades deben sumar este valor.
  3. Revisa nuevamente los porcentajes que le diste a cada funcionalidad y evalúa si el sistema ofrecerá su servicio principal sin cada una de ellas, esto te ayudará a depurar y darle más importancia a lo esencial.
  4. Ahora sólo toma las tareas más importantes, las que no pueden faltar por nada del mundo y quédate con ellas. De ahora en adelante las llamaremos “épicas”. Dependiendo el tiempo que tengas disponible para trabajar en el proyecto, te recomiendo tomar de 3 a 4.
  5. Toma cada épica y conviértela en muchas tareas pequeñas, fragméntala a su mínima expresión y haz una sub lista de todo lo que hay que hacer paso a paso para tener esa funcionalidad.
  6. Haz un diagrama de flujo con cada pequeña tarea y el resultado debe ser la funcionalidad base. Haz lo mismo para todas.

Esto es todo. Ya tienes claro qué debe llevar tu aplicación y será esto lo mínimo que tendrás que hacer para que sea funcional y útil.

Ahora ya puedes pasar a la parte de planeación donde vamos a organizar las tareas y el tiempo que tienes disponible para lograr esta meta de manera sensata y realista.